Club de Roma Internacional

El nacimiento del Club de Roma:

En abril de 1968, un pequeño grupo de profesionales pertenecientes a la diplomacia, la industria, el mundo académico y la sociedad civil se reunió en una tranquila villa de Roma. Invitados por el industrial italiano Aurelio Peccei y el científico escocés Alexander King, se juntaron para discutir el dilema de la supremacía del pensamiento a corto plazo en los temas internacionales y, en particular, los relacionados con el consumo ilimitado de recursos en un mundo cada vez más interdependiente.

Actualmente su Secretaría se encuentra, en Winterthur, Suiza, cuenta con un Centro Europeo de Investigación, The European Research Centre, registrado en Constanza, en Alemania y con Asociaciones Nacionales en más de 30 países.

Bajo el lema «Pensar globalmente, actuar localmente«, The Club of Rome lleva a cabo investigaciones y debates, conferencias, reuniones y eventos de alto nivel. Publica también sus Reports to the Club of Rome, que citaremos a continuación.

Los objetivos del club de Roma en su contribución a la solución de la problematica mundial son: La identificación de problemas, su análisis en una perspectiva global, interdisciplinaria y a largo plazo, la investigación de las soluciones alternativas futuras y la elaboración de escenarios de futuro. Los resultados de estos trabajo se comunican a los responsables públicos y privados y al público en general. Los métodos para tales comunicaciones son conferencias, informes, e Internet.

Informes al club de Roma – Reports to the Club of Rome

El primer Informe al Club de Roma fue publicado en 1972, bajo el título: “The Limits to Growth» («los límites al crecimiento”), siendo sus autores Donella H. Meadows, Dennis L. Meadows, Jorgen Randers y William W. Behrens III.

El Informe produjo un gran impacto mundial (más de 12 millones de copias en 27 idiomas han sido han vendidas ). Su tesis fue interpretada de múltiples maneras. Puso de manifiesto, por primera vez, la importancia del medioambiente y su esencial relación con la población y la energía.

Este informe cuenta con posteriores actualizaciones, una de ellas, realizada por Jorgen Randers, en 2012, bajo el título «2052» 

y otra, más reciente, titulada  Come on!, «Informe al Club de Roma 2018», realizada por Ernst von Weizsäcker y Anders Wijkman.

Se publican, además otros informes, sobre los problemas tales como la educación, la energía, el impacto de la microelectrónica en sociedad, la gobernabilidad, el papel de ONGs en el desarrollo y en el medioambiente, etc. Otros informes están ahora siendo preparados.

Es importante puntualizar que, además de su papel informativo, la preparación y la publicación de estos informes realiza dos funciones esenciales. Primera, representar el punto de partida de un proceso y no de su culminación. Su publicación permite que el Club de Roma, promueva el diálogo al discutir sus conclusiones con una variedad de audiencias, de gobiernos, de universidades y medios diversos, compartiendo su pensamiento y sugerencias para los problemas que afectan el mundo. En segundo lugar, son el punto de partida para ciertas iniciativas puestas en ejecución, en los niveles más altos de la toma de decisiones, públicas y privadas, con el objeto de fomentar cambios en los factores estratégicos.

Reuniones

Cada año, el Club de Roma lleva a cabo su Conferencia Anual en una diferente región del mundo. Además de las sesiones de trabajo reservadas a los miembros del Club de Roma, estas reuniones congregan a personalidades de la región o del mundo quienes son invitadas a participar en discusiones sobre un aspecto particular de la problematica mundial. Estas reuniones establecen relaciones interpersonales fructuosas con los líderes y los miembros activos de la región, permitiendo un mejor entendimiento de los problemas específicos y de su opinión sobre temas globales, así como el papel que ellos quisieran desempeñar.

Adicionalmente a estas reuniones anuales, el Club de Roma organiza reuniones regionales sobre los aspectos regionales de la problematica mundial.

El Club de Roma actúa discretamente, auque la discusión apasionada generada por el Informe “los límites al crecimiento”, puesto al día recientemente por sus autores bajo el título “más allá de los límites del crecimiento”, ha sido la única excepción de este deseo de trabajar discretamente. Creemos que somos a veces más eficaces, cuando trabajamos detrás de las escenas.

En un mundo en el cual las soluciones a los problemas globales están más allá de la capacidad de países individuales. El Club de Roma ha decidido adoptar una perspectiva global, buscar un entendimiento más profundo de interacciones dentro del conglomerado de problemas contemporáneos, sugerir soluciones eficaces y adoptar una perspectiva a más largo plazo en los estudios sobre la forma de actuar de los gobiernos. ¿Cómo?, con contribuciones de sus miembros sobre los principales temas globales y – como esperamos – sus textos y propuestas.

La Problemática Mundial es un concepto creado por el Club de Roma para describir los problemas mundiales más cruciales de nuestro siglo. Desde su creación el Club de Roma se ha caracterizado por insistir en la interdependencia de los problemas con que se enfrenta la Humanidad, así como la complejidad y dinamismo que introducen en tales interrelaciones los cambios derivados de los avances científico-técnicos, la explosión demográfica o los riesgos medioambientales. Ello hace que desde sus inicios los debates y los Informes al Club de Roma se hayan centrado en el análisis de esa problemática global, ante la cual y en feliz expresión acuñada por el Club de Roma en la década de los setenta, no queda más opción que pensar globalmente y actuar localmente.

La problemática mundial es, por tanto, susceptible de ser analizada de forma diferente al hilo de cómo varían las condiciones y circunstancias, lo cual hace que se resalten determinadas variables y se considere que otras pueden haber dejado de tener la incidencia que en otros momentos tuviesen.

DECLARACION DEL CLUB DE ROMA

Nosotros, los miembros del club de Roma, convencidos de que el futuro de la humanidad esta aún por determinar, y que es posible evitar las actuales y previsibles catástrofes, cuando son el resultado del egoísmo humano o de equivocaciones incurridas en la forma de gobernar el mundo. Es importante subrayar las muestras de la esperanza y del progreso logrado. Debemos además combatir las amenazas contra la humanidad, y estamos convencidos de que la supervivencia de la humanidad es lo más urgente.

La virtud del optimismo que se arraiga en el espíritu humano es un requisito esencial de nuestras épocas. Creemos que, para contradecir las tendencias de la corriente hacia un triunfalismo arrogante, el pesimismo o la resignación, debemos adoptar una actitud de confianza basada en el compromiso y el optimismo personales, buena voluntad y la perseverancia de todos los ciudadanos responsables.

Creemos que cada ser humano comienza a poder elegir tomar el compromiso de su propio futuro y no ser una mera víctima de los acontecimientos. La imaginación y la creatividad de cada individuo, combinadas con un mayor sentido de la responsabilidad social, pueden contribuir a cambiar nuestras actitudes y hacer que nuestras sociedades puedan hacer frente a las crisis que preocupan al mundo. Creemos además que aunque la sociedad de la información que se está desarrollando, implica riesgos y trabas, nos ofrece considerables oportunidades para la construcción de un futuro mejor.

El mundo está experimentando un período de agitaciones y de fluctuaciones sin precedentes en su evolución hacia una sociedad global para quienes no estén preparados mentalmente. Consecuentemente, su reacción es a menudo negativa, inspirado por el miedo de lo desconocido y por el desconocimiento de la dimensión global de los problemas que no parecen tener una escala humana. Estos miedos, si no los abordamos, son riesgos que pueden conducir a las personas hacia un extremismo peligroso, un nacionalismo estéril e importantes confrontaciones sociales.

No sabemos cómo esta sociedad será o trabajará. Debemos de ahora en adelante aprender a manejar este período de transición fundamental, que puede durar varias décadas o incluso convertirse en un proceso permanente. Tenemos, por lo tanto, que prepararnos para un futuro de bienestar y prosperidad para la humanidad.

Los tiempos en los cuales vivimos demandan esfuerzos individuales y colectivos para construir sistemas y sociedades en las cuales la humanidad, el respeto a los demás y la compasión sean valores clave; la “competición” se debe ordenar no dominar ni a consumir, sino no estimular y a participar.

Debemos movernos hacia una sociedad que honre a quienes promuevan la felicidad y el bienestar humanos, no a los que utilicen la energía de forma destructiva o complazcan las formas más libertinas de consumición. Hacia este fin, la educación instruyó a la persona íntegra a desarrollar el potencial y las capacidades de cada individuo para el bien de la comunidad, lo cual adquiere un papel crucial.

Creemos en la necesidad de estimular debates generales sobre los temas principales con mayor implicaciones globales para con todos los aspectos de la condición humana, tomando un acercamiento holístico que cubra sus aspectos morales, materiales, culturales, sociales y científicos. Con este fin, publicamos los trabajos que animarán a gobiernos, a las agencias internacionales, a los líderes de negocio y a las organizaciones no gubernamentales, a los movimientos de juventud y a las fuerzas positivas en las sociedades a lo largo del mundo, para que adopten políticas y tomen las decisiones estratégicas apropiadas a las circunstancias en contínuo cambio de nuestro tiempo. Está claro que la opinión pública debe desempeñar un papel cada vez más crítico en este crecimiento del conocimiento.

Nosotros, los miembros del club de Roma, somos cien individuos, presentes actualmente en 52 países y en cinco continentes. Representamos diferentes entornos educativos, filosofías, religiones y culturas; tenemos diversos formas de pensar y áreas profesionales. Naturalmente, a menudo tenemos diferentes visiones del futuro. Pero con una preocupación común – el futuro de la humanidad – y por lo tanto estudiamos los temas globales que afectan al mundo que compartimos.

Para que cada miembro del club de Roma pueda realizar sus responsabilidades, debemos dedicar una proporción significativa de nuestro tiempo y talento al trabajo para con la humanidad, y particularmente a ayudar a construir sociedades más humanas, más sostenibles, más equitativas y más pacíficas.

Con la visión de servir a la humanidad, el club de Roma desea consolidar su papel de catalizador del cambio y como centro de la innovación y de la iniciativa; agradece la abundancia de ideas, a la diversidad y la capacidad de sus miembros a actuar como resultado de sus posiciones y experiencias pasadas o presentes.

Confiamos en la capacidad de los hombres y de las mujeres de expresar y de vivir de acuerdo con sus valores éticos y morales, respetando siempre la diversidad de la humanidad.

Invitamos a los hombres y a mujeres de buena voluntad, especialmente la gente joven de hoy en día, para compartir con nosotros este trabajo de reflexión y de acción.

ORGANOS DE GOBIERNO

El Club de Roma es un grupo de científicos, economistas, hombres de negocios, altos funcionarios internacionales, jefes de estado y ex jefes de estado que aglutinan sus diversas experiencias de una amplia gama de sectores para convenir a una comprensión más profunda de la problematica mundial. Esta es su organización

Se compone de miembros activos, miembros asociados, miembros honorarios y miembros institucionales.

El Presidente representa al Club de Roma en todo el mundo, y es designado por el Comité Ejecutivo. En el día a día, el Presidente es apoyado por los Vice-Presidentes, el Secretario General y el Tesorero. Todos ellos informan de sus trabajos al Comité Ejecutivo, el cual es la máxima autoridad del Club de Roma.

La misión del Club de Roma esta apoyada por su Secretaría en Winterthur, Suiza, el European Research Centre, en Constanza, Alemania y las diversas Asociaciones nacionales

Más sobre el Club de Roma Internacional.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que aceptas nuestra política de privacidad y cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar